Supérate a ti mismo
BITÁCORA  
  gabriellabajos@yahoo.es @GabrielLabajos
  P R E S E N T A C I Ó N
  LA PERSONA
  Declaración de intenciones
  Objetivo
  Ejercicios
  Chat
  Foros
  Artículos
  => hay que superar la rutina
  => Navegando En Las Turbulencias De La Vida
  => El SENTIDO DEL YO
  => Cuatro pasos para vencer el miedo
  => Como mejorar la Baja Autoestima
  => Controla tus emociones
  => Amarillo
  => El poder de la mente
  => Esthética Originaria
  => Tecnicas de meditacion
  => ¿Existe el alma?
  => El camino de Fernando Conde Torréns
  => Fosfenismo
  => El hombre más feliz del planeta
  => La Ciencia de la Auto-Maestría.
  => Reprogramar Nuestro Cerebro
  => Psicología del amor
  => Ciegan los deseos
  => Autoayuda y Psicoterapia: Guía para profanos
  => Entrevista a Antonio Parrilla
  => Nuestros tipos de relación
  => ¿Falta de evolución o deformación?
  => Activación De Energía
  => Navidad es Nacimiento Permanente
  Libro de visitantes
  Cuentos para crecer
  Testimonios
  Libros amigos
  El rincón del reiki
  ¿Quieres seguir informado?
  añadidos recientes
  Blogs amigos
  escritos personales
  Videos, flash, pps y links de interés
  Visión holista. Enlaces
  Musicoterapia
  Ecopatía
  Resiliencia
  Curiosidades
  ¿Curar el cuerpo?
  Noticias
  Reflexiones, proverbios, refranes...
  Grandes sabios
  Risoterapia
  Anunciate aquí
  Hay un lugar en el mundo...
  ¿Quiénes nos visitan?
  Consigue visitas gratis
  Terapias alternativas
Navidad es Nacimiento Permanente
Navidad es Nacimiento Permanente
 
El Camino de Iluminar las Emociones
 
 
Por Isabella Di Carlo *

 

La Navidad no es sólo la celebración del 25 de Diciembre, ni siquiera es en realidad la fiesta sagrada de una religión particular, es mucho más que eso.  La Navidad es nacimiento, en el sentido más amplio y profundo del término. Veámoslo.

 

“Quien no nace por segunda vez - nos dice Jesús - no conoce el Reino de los Cielos”, ese segundo nacimiento se refiere no a un tiempo horizontal, estandarizado, sino a un tiempo absolutamente personal, individual; un tiempo vertical, profundo, único para cada quien;  un tiempo de despertar, de nacer a la conciencia de sí. El despertar puede ocurrir a los 20, a los 40 años, puede ocurrir en los últimos meses de la vida, catalizado por una enfermedad que logra lo que un divorcio, un accidente y diversos conflictos graves de relación no habían logrado, o puede no darse nunca.

 

Nacer por segunda vez es nacer emocionalmente, es ser ya no sólo hijos de la tierra (el cuerpo físico), sino hijos del agua y el fuego, (nuestras emociones y nuestra ardiente aspiración) a eso se refieren las palabras de Jesús y a eso se refiere la Navidad. Nacer a nuestro mundo emocional es comprender cual es la entrada al  Reino de Dios, es comprender que el Reino está en nosotros y no en el más allá. Nacer a nuestro mundo emocional, iluminarlo, es dar los pasos hacia la paz interior como condición previa, indispensable, de toda otra verdadera realización.

 

Sin paz interior no se puede llegar a la felicidad, sin paz interior no se puede llegar a la paz del mundo. Sin paz interior los festejos, la “felicidad” no pasa de ser una simple caricatura, un fugaz intento que acaba por devolvernos al vacío, al desaliento, al sinsentido en una montaña rusa emocional sin salida. La salida es interior. Estas fechas sagradas son sí un momento de celebración, pero no son tanto un momento de exteriorización, como una maravillosa oportunidad de conexión interior.

 

Podríamos decir que iluminar nuestro mundo emocional es la tarea más importante de nuestro tiempo, hemos desarrollado el intelecto, tenemos una tecnología de vanguardia, sin embargo estamos muy lejos de la paz; las cifras de ansiolíticos, antidepresivos recetadas a miles de millones de pacientes en todo el mundo, la amplia necesidad de medicamentos contra el insomnio, las elevadísimas cifras de enfermedades vinculadas a la tensión en el plano físico como las coronarias, la proporción epidémica de contracturas musculares, los síndromes del sistema neurovegetativo que cursan con mareos y taquicardias que invaden los centros de asistencia primaria, son algunos ejemplos claros de esa falta de paz.

 

Sin embargo la paz es nuestra misma esencia, es la esencia interior. La paz es la esencia del Espíritu Santo, del ordenamiento interior, del vacío que permite que la plenitud se revele en nosotros, en nuestras acciones, en nuestras palabras, en nuestros sentimientos, cuando despertamos a la realidad de nuestra humanidad. Espiritualizarnos es humanizarnos. Ese es el sentido de la Navidad.


¡FELIZ NAVIDAD!

 

* Psicóloga Isabella Di Carlo – Autora de VALORES QUE CURAN – Editorial ANAHATA

 

Nota de la autora – Son varios los autores que me han permitido profundizar en la comprensión de la figura de Jesús, en este texto siento especialmente presentes a Jorge Carvajal , Mikhaël Aïvanhov y Khalil Gibrán.

 

Nota del editor - Los lectores que deseen realizar el 21 de Diciembre la Meditación de Navidad pueden obtener la información completa en www.anahataediciones.com






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

AUTOCONFIANZA  
  El 90 % de nuestros logros consiste en nuestra CONFIANZA. El 10 %, en nuestro esfuerzo. El esfuerzo es 90 veces más dificil de realizar que lo primero. Casi siempre hacemos, así nos han educado, lo segundo. Es hora de empezar a trabajar LA CONFIANZA.  
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
escribenos tus comentarios  
 

Estadisticas de visitas
 
En linea ahora  
  online counter  
¿desde dónde?  
   
MUSICA  
   
Hoy hay 4 visitantes (119 clics a subpáginas) ¡gracias por su visita!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=